Orden Martinista Tradicional, OMT

Orden Martinista Tradicional

Louis Claude de Saint Martin

louis-claude-saint-martin

Louis Claude de Saint Martin nació en una familia noble de Amboise, en Touraine, Francia, el 18 de Enero de 1743. Bien pronto, manifestó una viva inteligencia, sedienta de idealismo y de piadosos sentimientos, que en la época de su madurez encontraron su propia expresión e hicieron de él un místico cristiano y un gran iluminado. Una madrastra comprensiva y amante favoreció los nobles sentimientos y la gran sensibilidad del joven. Él mismo declaró más tarde cuánto debía a la esclarecida dirección y a la sabia educación que de ella había recibido.

Aunque estudió derecho, abandonó rápidamente la jurisprudencia para abrazar la carrera de las armas. Así a los 22 años, entró en el Regimiento de Foix, que tenía su guarnición en Burdeos. Eligió esta ocupación ya que le dejaba mucho tiempo libre y el joven Louis-Claude de Saint-Martin deseaba sobre todo dedicarse a sus estudios esotéricos y sus investigaciones místicas. Uno de sus amigos del círculo de oficiales era miembro de la Orden de los Elus-Cohen de Martínez de Pasqually. Louis-Claude de Saint-Martin conoció al Maestro Supremo de la Orden y quedó totalmente seducido por sus fines y sus instrucciones.

La Orden de los Elus Cohen

elus-cohenUna gran parte de la vida de Martínez de Pasqually, místico, adepto y teúrgo del siglo XVIII, está velada por el misterio. La tradición pretende que era un iniciado directo del vidente y filósofo sueco Emmanuel Swedemborg. En 1754 estableció en París una Logia de iluministas, y en el curso de las dos décadas siguientes, expandió activamente la luz de la filosofía mística y oculta por Francia y por Europa. Poco después de 1760, Martínez de Pasqually fue a Burdeos, en el Suroeste de Francia y allí fundó el centro de actividad de una Orden oculta: los Elus Cohen.

Después de haber recibido la preparación requerida y de haber dado prueba de su mérito, Louis Claude de Saint Martin fue iniciado en los ritos de los Elus Cohen en el año 1769, a la edad de 25 años. Los Elus Cohen practicaban ritos y operaciones “teúrgicas” dirigidas por Martínez de Pasqually. Estas ceremonias muy complicadas sorprendían al joven Saint Martin quien con frecuencia preguntaba: “Maestro, ¿es necesario hacer todo esto para conocer a Dios?”. Esta vía, la de las manifestaciones sensibles, nunca le convenció del todo. Finalmente alcanzó el más alto grado de esta Orden, el de "Réau Croix".

En 1771, Saint Martin abandonó el ejército para dedicarse enteramente al ministerio espiritual, por el que se sentía llamado. Louis Claude de Saint Martin tuvo entonces el honor de servir de secretario personal de Martínez de Pasqually. Una profunda amistad se estableció entre ambos. Las enseñanzas de Pasqually tuvieron en Louis Claude de Saint Martin una profunda influencia y él conservó toda su vida un gran respeto por quien llamaba “su primer instructor”.

En 1772, asuntos personales obligaron a Martínez de Pasqually a abandonar Francia yendo a Puerto Príncipe en Haití, donde murió en 1774. Privada de su fundador, la Orden de los Elus Cohen cayó progresivamente en el olvido.

Jean Baptiste Willermoz, rico comerciante de Lyon, antiguo discípulo de Martínez de Pasqually, y los últimos miembros de la Orden de los Elus Cohen se unieron a la Estricta Observancia Templaría alemana. Esta Orden se reorganizó adoptando una parte de las enseñanzas teóricas de Martines de Pasqually, creando los Caballeros Benefactores de la Ciudad Santa. Louis Claude de Saint Martin prefirió seguir una vía independiente.

Jakob Böhme

boehmeSaint Martin viajó por Europa estudiando al hombre y a la naturaleza. Fue en Estrasburgo donde conoció las obras de Jakob Böhme (1575-1624). Este descubrimiento hizo cambiar completamente su vía mística. Para Saint Martin, Jakob Böhme se convirtió en quien el llamaba “su segundo instructor”. Con este filósofo, a quien no conoció más que a través de sus obras, aprendió que la verdadera iniciación va más allá de los rituales teúrgicos y que no hay ninguna necesidad de invocar a potencias intermedias de la Creación a través de complejas y a menudo peligrosas ceremonias. La Iniciación sólo puede producirse en el corazón del hombre. Es lo que se ha llamado “la vía cardiaca”, la vía del corazón.

Saint Martin decía: “Es a Martínez de Pasqually a quien debo mi entrada en las verdades superiores, y a Jakob Böhme a quien debo los pasos más importantes que he dado en estas verdades".

El Filósofo Desconocido

Saint Martin publicó su primera obra en 1775 bajo el titulo: “De los Errores y de la Verdad o Los Hombres llamados al Principio Universal de la Ciencia”. El objeto de este libro fue combatir el ateísmo de su tiempo. Como todos sus otros escritos, este fue publicado bajo el seudónimo de “El Filósofo Desconocido”.

En el transcurso de sus numerosos años de actividad literaria, Louis-Claude de Saint-Martin escribió muchas obras entre las que destacan: “Esquema Natural de las relaciones entre Dios, el Hombre y el Universo”, “El Hombre de Deseo”, “Ecce Homo”, “El Nuevo Hombre”, “El Espíritu de las Cosas” y “El Ministerio del Hombre-Espíritu”. Dejó también a la posteridad una correspondencia personal reveladora e inspiradora, así como algunas obras póstumas. Publicó traducciones de los escritos de quién el llamaba su “queridísimo B.”, “La Aurora Naciente”, “Los tres Principios de la Esencia Divina”, “La triple Vida del Hombre“", “Cuarenta Preguntas sobre el Alma“" y “Seis Puntos y Nueve Textos”.

Para el Filósofo Desconocido, el hombre debe abandonar al “viejo hombre”, hacerse dueño de su destino y no seguir siendo “El Hombre del Torrente”. Por su propia voluntad, debe convertirse en un “Hombre de Deseo” y hacer nacer en él, gracias a la ayuda de la Providencia, un “Nuevo Hombre”. Cuando haya alcanzado este estado, por una regeneración completa de su Ser y por un segundo nacimiento, se convertirá en “el Hombre-Espíritu” tal como lo fue en el origen de la Creación.

La Sociedad de los Íntimos

Los escritos filosóficos de Louis Claude de Saint-Martin despertaron el interés de sus contemporáneos. Para estudiar sus enseñanzas, formó un círculo de discípulos conocido bajo el nombre de “Sociedad de los Íntimos”. Esta Sociedad trabajó en la espiritualidad más pura. Saint Martin en efecto, no aceptó más que unos pocos miembros, haciendo uso de una extrema prudencia.

Una crisis de apoplejía se llevó a Louis Claude de Saint Martin a la edad de 60 años, el 13 de Octubre de 1803. Tras su muerte, los Martinistas, (así se llamaban los discípulos de Saint Martin) no fueron muy activos. Las ceremonias y enseñanzas tradicionales fueron transmitidas únicamente de manera personal y privada, de iniciado a iniciado.

 

Inicio de Sección - El Resurgir del Martinismo >